¡Novedades!

Crónicas de un engaño con @TreceRazonesCr

Hoy os traemos las dos caras de una misma moneda, la moneda del engaño. Esperamos que os gusten las dos versiones... La primera parte es de @TreceRazonesCR, que no duda en descomponerte palabra a palabra y la segunda de un servidor, leer y disfrutar...


Sí, lloré mucho.Me rompí por dentro.Sí me dolió como nunca me había dolido.Mi mundo, mis ideales, tal y como los había imaginado hasta ese momento desaparecieron en el instante que vi aquel mensaje. Me hundí, me perdí y me sentí tan sola, tan vacía por dentro. No entendía por qué la persona que tanto amaba me hacía eso.Mi rey, mi niño, mi vida entera. Pero, sabes, esa misma traición, la que me metió tan dentro de ese hoyo de noches de lágrimas y dolor, fue la que me dio la fuerza para seguir adelante. No te odio.Reconozco que lo hice, te odie con tantas fuerzas, que un día se me acabó el odio...

Y me di cuenta que la que se equivocó fui yo.Sí, me equivoqué, porque debí llorar, pero de alegría, por quitarme ese peso tan grande de encima, de ser la chica a la que engañan. Podría decirte que te felicito, que tú ganaste, o cualquier tipo de cliché de esos que nunca se dicen genuinamente, pero no lo haré. Sólo me gustaría decirte: gracias. Gracias a pesar de que me causaste tanto dolor, que te llevaste mi relación, que fuiste egoísta y sólo pensaste en tu felicidad Gracias a lo que sucedió pude ver las cosas desde una perspectiva diferente Gracias por darme una buena razón para decirle adiós al mayor obstáculo que he tenido frente a mi. 

Siempre creí que nuestra relación era la mejor, pero no me daba cuenta de todos los problemas que existían entre nosotros, problemas que durante mucho tiempo no me permitieron avanzar. Gracias a ti, pude abrirme camino hacia un futuro mejor. 

Gracias por recordarme que yo merezco algo más que una relación llena de mentiras y engaños. Gracias porque ahora sé que existen mejores maneras de gastar mi tiempo y mis lágrimas: sé que hay personas que merecen estar en mi vida, y tú no eres una de ellas. Gracias por darme la oportunidad de volverme a enamorar, de tener otra primera cita, otro primer beso; Gracias, porque ahora tengo algo que tú jamás tendrás, una conciencia tranquila. Gracias a ti, hoy soy una nueva persona. 

Atte:La chica a la que engañaste.

Lo reconozco, te engañe. Aunque los dos sabíamos que esto iba por el camino de tener que pasar. Que no podíamos sostener lo que ya estaba en fase terminal. Ni una señal de lo que un día quisimos ser y al final, la vida no es como soñábamos , ni tu conmigo ni yo contigo en esas noches de pensar en que el futuro siempre llevaría escrito un nosotros. Lo siento, pero un día no pude sostenerme más en esa linea y te engañe. Soy un imbécil o eso es lo más fácil que puedes llegar a pensar, y no te culpo de ello. Pensaras que me fue fácil, y llegaras a pensar que nunca te quise pero la verdad es que te quise mucho, y bien pero...

Pero un día la casualidad apareció en mi vida y me prendió la llama que nosotros teníamos perdida entre la ceniza. Me toco el alma sin llegar a tocarme y me fusilo el corazón como si estuviera en su puto paredón.  Me dolió por dentro ver como tu imagen se iba esfumando en mis pensamientos porque ya los tenia otra...

Te besaba con ganas intentado evitar y recuperarme de ese proceso mental de quien no sabe muy bien cual es el siguiente paso. Me deje llevar por lo que nunca volveré a hacer, me pudo la rutina que ya considerábamos amor, y ese fue el error más grande. En ese momento te hice daño a ti y me lo hice a mí, aunque tu no lo creas, los infieles en este caso también lloramos...

Lloras por no saber porque lo que sentías se esfuma de un plumazo, y lloras porque no sabes como decir adiós a quien siempre te recibe con una sonrisa. Provocas broncas innecesarias para tener un motivo para marchar, pero nunca me diste ninguno para poder salir con la cabeza alta. Me mataste mientras yo te mataba en los pensamientos de otra. Y entonces me equivoque...

Me deje llevar, cerré los ojos y no te vi por ningún lado, y me seguí dejando llevar hasta que la locura se convirtió en tragedia permitida. Me odie, y sabia que tú, me odiarías aun más. Pero no podía dejar la oportunidad de quemar lo que me hacia feliz, no podía dejar de pensar que necesitaba algo más de lo tú y yo ya no teníamos. Lo siento, aunque esta vez no vale para nada. Lo siento de verdad, algún día me arrepentiré, pero me arrepentiría mucho mas de no seguir lo que un día el corazón me pedía a voces. No eres ninguna engañada y quiero dejártelo bien claro, simplemente no me dio tiempo a ver venir lo que nunca sabes cuando aparece. Lo siento, de verdad. Te engañe y lo volvería hacer, y no te lo mereces...

Atte:El chico que te engaño.

No hay comentarios