¡Novedades!

Si algún día no me encuentras. Búscame…

Búscame, pero hazlo de verdad, como si te fuera la vida en ello. Como si pudieses seguir con la sonrisa en la boca aguantando esas ganas increíbles que tienes de llorar. Búscame sin que yo lo sepa, que solo me dé la sensación de que me persigue esa sombra que un día deje de ver, porque la tormenta hacía tiempo que no dejaba salir el sol que la reflejaba…

Búscame, donde solíamos quedar, donde nos solíamos sentar a comernos la boca y darnos esos besos que nos sabían a gloria, y que hoy son parte de una guerra mundial que nos dejó con pena y sin gloria. Busca y haz recuento de todos los recuerdos que tengas en casa para poder devolvérmelos, para que tengamos esa segunda opción de decirnos las cosas a la misma cara que un día nos cansamos de contemplar. Para tener esa oportunidad de volver a hacernos daño como si fuéramos dos desconocidos que nunca se tocaron el alma a golpe de versos en la boca. Para que no dejes nada que te recuerde demasiado a esas noches en vela que te siguen oliendo a mí...

Búscame, cuando te den la espalda como tú me la diste a mí. Cuando no sepas el motivo, pero mi nombre no deje de recordarte lo que hoy quieres poner en otro molde. Intenta cambiar a quien nunca supiste quien es, y ese día también tendrás la necesidad de buscarme...

Búscame, cuando las cosas te vayan mal y no encuentres ese punto de locura que te cura los males cuando necesitas reír para no descomponerte como un puzle que se cae de la mesa, y está a punto de romperse en mil pedazos. Cuando te falte ese algo que te animaba una y otra vez a seguir, a reír en el momento más jodido, a llorar en un hombro que nunca se quitó ni tuvo la intención de hacerlo...
Busca también, esa mano que nunca soltaba la tuya, los brazos que no se cansaban de abrazar ese cuerpo que un día me volvió loco, los ojos que te contaban verdades y los labios que gritaban felicidad cuando se juntaban con los tuyos…

Búscame bien, cuando quieras, donde quieras y a la hora que quieras saber de mí, búscame, que yo no te lo voy a negar...

Pero búscame entre las oportunidades perdidas. Entre las cosas que no quisiste. Entre los pequeños detalles que no quisiste ver y que hoy no eres capaz de encontrar en ninguna cama…
Si algún día no me encuentras búscame, pero es muy difícil encontrar a quién hace tiempo que se ha ido para no volver...

No hay comentarios