¡Novedades!

Miedo...

He llegado a la conclusión de lo que nos mueve no es el amor, la felicidad o la vida plena sino el miedo... 

Tenemos tanto miedo que vamos esquivando todo aquello que nos puede dar felicidad, quizás culpa de un pasado que nos quiso hacer ver que en la vida muchas veces querer, no es poder. Tenemos miedo a la verdad y escogemos casi siempre el camino de la mentira...

Autoengaños de día y frustraciones de noches en vela que no sabemos ni disimular. Te das cuenta de lo que pudo ser cuando ya ha pasado de largo. No hay mejor refrán que el que dice que no sabe uno lo que tiene hasta que lo pierde o, como digo yo, hasta que lo ve en posesión de otro. Hemos perdido el sentido del valor de las cosas. No sabemos lo que vale un beso. Una sonrisa o una mirada. Valores que están más bien a la baja y donde lo que prima es la cantidad y no la calidad. Demasiado atrasados en un mundo en el que todo el mundo busca el amor con el miedo de poder encontrarlo, porque ya no se lleva, o, mejor dicho, porque ya no se sabe llevar. Demasiado amor sin etiqueta porque el compromiso ya da miedo. Tener pareja parece que te acaba con la vida. Que tienes que dejar de hacer cosas que no quieres. Quizás tenemos un muy mal concepto de lo que es quererse. Dos, porque últimamente existe mucha matemática que dice que pueden ser felices los cuatro...

Miedo. A la dependencia, supongo, porque todos nos creemos totalmente independientes, pero en los malos momentos buscamos un hombro donde poder llorar. Miedo a encontrar lo que buscabas en otro lado. Miedo a vivir, miedo a sentir y mucho miedo a querer...

Y a mí lo que me da miedo en realidad, es que un día se convierta en normal este mundo de postureo emocional... 

Menos miedo de día y más besos de noche y de día.

No hay comentarios