¡Novedades!

Magia, que no es lo mismo que amor....

La magia de ser nosotros. Magia, brillo o luz propia, la que tenemos tú y yo, la que tendremos yo y tú. Magia de magos que han dejado el ilusionismo para empezar a jugar con fuego de verdad. Para meterse en un mundo donde cada truco tiene una consecuencia y donde ilusionar no es sinónimo de éxito.  Magia, de quiénes ya habían fracasado demasiadas veces en un escenario que ni siquiera tenía público. Los mismos que un día decidieron perder su esencia y empezar a actuar para intentar solucionar un problema que ya tenía solución…


Nosotros, que un día sin querer, como todas las casualidades que se convierten en ilusión, se cruzaron en este salón de actos que llamamos vida sin tener que sacar entrada. Y la magia dejó de actuar para que le sustituyera la única magia que no es capaz de mentir, la realidad…

Realidad de dos desconocidos deseando conocerse, donde el único truco es la naturaleza de ser nosotros mismos. Magia, que no tiene imitación, que te deja con el brillo en los ojos una y otra vez. La misma magia a la que le importa una mierda lo que se pierda por el camino porque te encanta el puto final. Final, que como todos los cuentos también tendrá, o quizás no, porque en esto de suponer el mundo es demasiado grande para limitarse a todo o nada. Final que probablemente llegue el día que tenga que llegar, si es que alguna vez existe un principio.Pero como en todo truco de magia lo primero es y siempre será empezar por un principio que acabará teniendo mucho sentido al final...


Que no te engañes con la boca, que los ojos también mienten, las caricias también se inventan, que las palabras vuelan, que lo que se dice se tiene que demostrar, que todo el mundo cree en la magia, pero muchos solo son ilusionistas del amor. No lo sienten, no lo viven, simplemente hacen que te ilusiones de un truco que ya repiten demasiadas veces. Que no te engañe la magia, que lo que prima, se llama realidad y es hoy, mañana y siempre….

No hay comentarios