¡Novedades!

Y tú ¿a qué esperas?

¿A qué esperas?...

Eh!Tú!...

Sigues parado, como si el tren fuese a esperar a quien ya no esta en su parada. Olvídalo. La vida vuela. Si te despistas se te escapa. Y si pestañeas demasiadas veces seguidas te la pierdes. Sueña, despierto para saber de donde vienes y a donde vas. Pero sueña con cosas irreales, que para joderte la vida ya esta la realidad que sale por la tele. Escápate con quien te de le gana porque tiempo para volver es lo que te sobra, pero no esperes que nadie se escape contigo si aún sigues esperando un tren para el que ya no tienes billete. Aprovecha las pocas monedas que te quedan y compra un billete de ida, solo de ida, y manda a la mierda la vuelta, que tiempo a volver siempre te queda. Lárgate, ¿a qué esperas?...

Quítate el miedo de volar solo y déjate caer de ese árbol que ya no te sostiene. Pisa el suelo y vive tú vida. La tuya. La que te de la gana, porque esa es esa libertad que llaman “vida”. Despega y pégate la gran ostia como hicimos todos y seguiremos haciendo. Porque nadie nace aprendido pero si aprende por el camino, pero como no te muevas estas jodido. Que llorar no es un delito sino una condena de libertad condicional, donde la condición y las condiciones solo las pones tú. Ríe y mantén la sonrisa porque de esos ya no quedan muchos y los que quedan ya solo sonríen de noche para llorar por el día. Déjate de postureos, de querer aparentar lo que no eres y lárgate de una vez. ¿A qué esperas?...

Que la vida no llega sino que se va como no corras hacia ella. Que lo que hagas hoy lo recordaras mañana porque ya lo tienes hecho. Que si no haces nada la vida te come. Te agota poco a poco como el mejor boxeador de la historia. Que no se cansa, que siempre pega, y cuando pega no se anda con bromas. Que si te dejas ir te lleva a su rincón y en ese momento ya estas jodido. Que si no le plantas cara te gana en décimas de segundo. Que no existe segundo asalto. Que no existe revancha en una competición sin reglas. Que espabiles. ¿ A qué esperas?...

Que no te lo digo yo, que te lo estas diciendo tú todos los días. Que el momento es hoy y no mañana. Que es ahora. Que es ya. Que los segundos no cuentan para nada si no les das un sentido. Que los relojes siguen, que las personas se van y que las penas se quitan. Que espabiles. Que sigas. Que pelees. Que te muevas. Que disfrutes. Que vivas. Que hay gente que aún estando viva ya esta muerta. Que no quieres ser uno de esos y que la solución es fácil...

¿A qué esperas?.
Los años pasan, la leyenda continua.

2 comentarios:

  1. Estaba esperando una entrada nueva y me gustaría poder decir que tengo bien definido el rumbo de mi vida, la verdad es que ahora mismo no se ni donde estoy y lo que escribiste me cayo como un balde de agua fría, aunque ese debe ser el objetivo, aprecio mucho el poder leerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Intento hacer reflexionar sobre todo un poco para intentar dar otro punto de vista. Gracias por leerme. Pronto habrá una nueva ;)

      Eliminar